Guía de Apertura Anticorrupción – Datos abiertos para combatir la corrupción

Guía de Apertura Anticorrupción – Datos abiertos para combatir la corrupción

June 12, 2017

Ania Calderon (@aniacalderon)

Cuando el dinero que se debe gastar en escuelas, hospitales y otros servicios públicos termina en manos de personas deshonestas, todos sufrimos. La corrupción tiene un impacto devastador en el desarrollo social y económico, afectando la vida de las personas en todo el mundo.

Para atacar este mal, tenemos que entender cómo opera. Un amplio entendimiento de la corrupción reconoce que no solo se trata de actos aislados entre dos agentes: el que ofrece un soborno y quien lo recibe. La corrupción opera en redes. Como tal, la corrupción es un crimen complejo mantenido por estructuras de poder con incentivos de funcionarios, intermediarios profesionales y empresarios.

Abordar eficazmente la corrupción implica comprender y desmantelar estas redes. Esto requiere tener información y la capacidad de detectar patrones. Por suerte, los esquemas de corrupción frecuentemente recurren a la ley para asegurar propiedades, predios o bienes como medios para lavar sus ingresos. Estas actividades, junto con muchas de las personas y organizaciones involucradas, dejan su huella en los conjuntos de datos que genera y administra el gobierno. Si toda esta información permanece en silos, como suele ser el caso, detectar, seguir y confrontar las redes de corrupción seguirá siendo una tarea muy laboriosa.

Aquí es donde los datos abiertos pueden convertirse en una arma poderosa para hacer frente a los corruptos. Los datos abiertos, datos que todos pueden acceder, usar y compartir, tienen el potencial de permitir a los funcionarios públicos, periodistas o ciudadanos seguir los flujos financieros, entender quién está proporcionando qué servicios y detectar comportamientos sospechosos.

Pero la premisa inicial de que los datos abiertos solos generarían un cambio radical ha resultado demasiado optimista. Muchas veces estas políticas son implementadas al vació y dependen del apoyo político de ciertos líderes en el gobierno. Alrededor del mundo, vemos cómo los cambios de administración han permitido que gobiernos “apaguen el switch” de los datos abiertos de un día para otro.

Una forma de embeber una cultura y práctica de apertura en gobiernos que sea resistente al cambio, es integrar los datos abiertos a la forma en que abordamos retos sectoriales específicos. Por eso, junto con expertos de la sociedad civil, funcionarios públicos y periodistas, entre ellos Transparencia Mexicana y la Alianza para las Contrataciones Abiertas, lanzamos una Guía de Apertura Anticorrupción, que marca los pasos para convertir los Principios del Open Data Charter, en acciones prácticas para combatir la corrupción.

Al centro de la guía está una lista de 30 conjuntos de datos prioritarios y casos de uso, que muestran cómo pueden exponer y combatir la corrupción, si es que se publican de la manera correcta. Esto significa seguir estándares de datos comunes para garantizar su calidad e interoperabilidad. Es decir, que los datos puedan hablar entre sí para construir una sólida infraestructura de datos que ayude a pintar una imagen de lo que está sucediendo.

Pero la publicación de estos datos por sí mismo no es suficiente. Como señala la guía, hay ciertos factores clave que tienen que existir para que los datos abiertos tengan un impacto en la corrupción. Por ejemplo:

1. Que existan las habilidades y la certeza jurídica para analizar los datos y compartir los resultados públicamente.
2. La publicación y análisis de datos debe ir acompañado de otros métodos de investigación, tales como entrevistar fuentes.
3. Es necesario que existan mecanismos de respuesta para que los gobiernos y las procuradurías de justicia respondan a las posibles actividades corruptas.

Por último, como fue señalado en la conversación Moving Beyond Hype, los datos abiertos solo harán una diferencia si su uso detona la acción colectiva para empezar a cambiar los incentivos y las dinámicas políticas de las que hoy se alimentan estas redes de corrupción. Para investigar estas condiciones estamos colaborando con el Gobierno de México para probar esta guía en campo, usando una metodología focalizada en la cadena de valor que conecta datos concretos con las acciones que deseamos ver.

La semana pasada, durante el foro Argentina Abierta en Córdoba, lanzamos esta guía en español. Este es un documento vivo donde los invitamos a participar dejando sus comentarios aquí. Conforme recogemos experiencias y aprendizajes estaremos construyendo mejores herramientas que faciliten su implementación.